Transferencia de imágenes con Art Medium

Transferencia de imágenes con Art Medium

 

 

 

Seguro que has visto un dibujo precioso en Pinterest que te ha robado el corazón, o que tienes una foto que te gustaría enseñar a todo el mundo. Pues que sepas que con la transferencia lo puedes conseguir porque podrás copiarla sobre un cojín, una tote bag, una tabla de madera, o sobre otro soporte de manera fácil y económica.

 

La transferencia de imágenes es uno de esos DiY que tienes que probar porqué es sencillo y el resultado es muy resultón.

 

Se trata de una técnica que te permite transferir-copiar-pasar una imagen impresa con tóner a otro soporte y que permanezca sin borrarse.

Es muy parecida a las calcomanías que nos poníamos en los brazos en verano cuando éramos peques (ahora se llaman tatoos, que es como más fashion).

 

Vaya por delante que no soy ninguna experta en la materia y que encontraréis cientos de tutoriales mejores que éste, pero un pajarito me ha dicho que os gustan los DiY y como sea que lo he probado y que me ha gustado...he querido compartir mi experiencia con vosotr@s por si os animáis a hacerlo.

 

 

 

 

MATERIALES

 

  • Gel Medium, Gel de transferencia
  • Fotocopia impresa en tóner
  • Soporte u objeto donde transferir
  • Brocha o pincel
  • Rodillo, espátula o tarjeta de plástico
  • Esponja y pulverizador, o bol con agua
  • Cera o barniz para el acabado
Os lo explico con más detalle:
  • Gel Medium, también llamado gel de transferencia.

Yo he utilizado el Art Medium de la marca Autentico,  que podéis encontrar aquí .

Elegí esta marca porque es de mi confianza, siempre utilizo sus pinturas tipo Chalk, así que conocía su calidad. 

Se trata de un producto pensado específicamente para este uso, tiene un precio razonable y te cundirá mucho.

He visto que también se puede utilizar cola blanca, pero en mi caso como no tenía ninguno de los dos productos y tenía que comprarlo expresamente preferí ir sobre seguro.

 

  • Fotocopias
Mejor imprime varias, ya puestos no viene de una y ya sabemos lo decepcionante que es dejar un DiY a medias cuando lo has empezado.
Debes imprimir la imagen en un papel fino tipo folio y con tóner en una impresora láser.
Puede ser en color o en blanco y negro, lo que es muy importante es que sea con tóner, no con tinta de cartucho-inyección de las impresoras domésticas, no es el mismo tipo de tinta y no se transferirá bien.
Otra cosa a tener en cuenta es que la transferencia se hace con la imagen invertida, al revés de como la ves. Para evitar esto debes imprimir seleccionando la opción "modo espejo" de la impresora.
  • Soporte u objeto donde transferir.

Puedes pasar tu imagen sobre multitud de materiales: madera, tejidos, lienzo, metal...

Yo de momento sólo lo he probado sobre madera. En las imágenes de esta entrada verás que he utilizado una tabla  para cortar alimentos y un plato para servir pulpo, los compré en un bazar chino muy baratitos.

 

 

 

 

PASO 0

 

  • PREPARACIÓN SOPORTE

En mi caso, el soporte elegido fue madera. Me gustaba en color natural, con lo que la preparación consistió en lijar la superficie con una lija de grano fino y pasar un trapito para retirar el serrín.

Pero si quieres puedes pintar previamente la madera y transferir encima tranquilamente. Sólo debes tener la precaución de que la pintura se haya secado por completo.

 

Para transferir sobre tejidos, siempre es mejor lavarlos antes, por si encojen, y aplicar la transferencia con el tejido seco. También puedes pintar antes como en el caso de la madera, utilizando una pintura especial o con Chalk Paint.

PASO 1

 

  • ENCOLAR

Con una brocha o un pincel aplica una capa de gel de transferencia sobre la cara impresa de tu fotocopia.

La capa debe ser generosa pero cuidando que no te queden grumos, ya que un exceso crearía un reborde que no podrás eliminar sin dañar el papel.

Extiéndelo por toda la superfície, no sólo sobre la imagen, cubriendo bien y sin dejarte ninguna zona sin encolar. Aplica también el producto sobre el soporte donde quieras transferir la imagen.

 

 

 

 

 

Aquí puedes ver lo que pasa cuando aplicas un exceso de producto y lo intentas arreglar sin mucho éxito.

PASO 2

 

  • ADHERIR

Con cuidado, vas pegando el papel sobre el lugar elegido. Es mejor hacerlo desde un extremo a otro, para que no se formen burbujas en el centro.

Te puedes ayudar de un pequeño rodillo de espuma, de una tarjeta de plástico tipo tarjeta de crédito o puedes hacerlo con los dedos, como lo hice yo.

 

Lo importante es no presionar en exceso y evitar las arrugas o las burbujas, ya que si intentas retirar el papel éste se romperá debido a que estará reblandecido por la humedad del gel.

 

Horror ¿Qué pasa si te equivocas, lo colocas mal, o te han quedado arrugas?

 

Keep calm!!! No está todo perdido, sólo has perdido una fotocopia y un poquito de tiempo, pero puedes volver a empezar. Bastará con un estropajo, agua caliente y paciencia para frotar bien y retirar el papel y el gel.

Como el papel estará húmedo no te supondrá mucho esfuerzo arrancarlo. 

Eso sí, no esperes a que se seque el gel, porqué una vez seco sólo puedes intentar arreglarlo si lijas bien y pintas encima. Lo normal es que no puedas aprovechar nada, y sería una lástima.

Recuerda que para volver a empezar el soporte debe de estar completamente limpio y seco.

PASO 3

 

  • DEJAR SECAR

Ya tienes la imagen colocada en su sitio, ahora la debes dejar secar por completo. Lo ideal es que seque durante 24 h., es lo que recomienda el fabricante del gel y es lo que te dará el resultado esperado.

 

¿Qué somos impacientes?

 

Será suficiente con dejar secando toda la noche y no tendrás ningún problema con el resultado.

 

¿Qué pasa si como yo somos muy, muy impacientes?

 

Pues mal, muy  mal, que todo lleva su tiempo y dicen que las prisas nunca fueron buenas...pero si estás "mu loc@" puedes arriesgarte y atacar pasadas cuatro horas. En este tiempo el papel y el gel ya se habrán secado.

Dependiendo del material donde transfieras, tardará más o menos en secar. No será el mismo para madera, que para un tejido finito.


Eso sí, asume el riesgo y cuenta con que te puede quedar bien, o te puede saltar toda o una parte de la imagen (a mi me han pasado las dos cosas).

Piensa si te compensa la impaciencia, ya que si te sale mal deberás volver a empezar, y puede que no puedas salvar ningún material.

 

Lo mejor: deja secar toda la noche. 

 

PASO 4

 

  • RETIRAR EL PAPEL

Para poder retirar el papel, lo humedeceremos bien con agua, lo podemos hacer bien con un pulverizador, bien ayudándonos con una esponja empapada en agua.

 

Observarás que se empiezan a despegar los bordes de la silueta, eso quiere decir que ya puedes empezar.

 

Este es el paso más laborioso y delicado.

 

Desliza con suavidad la yema de los dedos, presionando ligeramente por encima del papel. Para que te hagas una idea, la presión debe ser como si dejaras la mano "muerta", pero esto lo irás notando conforme vayas frotando el papel. Se formaran unas bolitas o rulitos de papel, los vas retirando con la esponja húmeda o con la mano.

 

Debes ir repitiendo la misma acción (humedecer, frotar y retirar) hasta que elimines todos los restos de papel.

 

Te parecerá que ya has terminado, pero una vez se seca podrás ver una película blanquecina sobre la imagen, eso significa que todavía te quedan restos de papel, así que repite hasta que te que quede limpio totalmente.

 

 

 

Aquí puedes ver como queda el papel conforme lo vas retirando, y como un exceso de gel forma una película imposible de retirar una vez seca.

 

 

¿Todavía ves la película blanquecina?

Si te fijas, aquí casi, casi ya no queda papel.

 

Las capas de papel reaparecen cuando se secan.

Venga, ánimo... a seguir retirando.

PASO 5

 

  • ACABADO

Una vez ya has retirado todos los restos de papel, es la hora de darle el acabado final.

Tienes varias opciones:

  1. aplicar el mismo gel de transferencia por toda la superficie, esto sellará la madera y dará una capa extra de adherencia a la imagen.
  2. darle cera, protegerá la madera y le aportará un acabado satinado muy natural, aquí puedes jugar con los diferentes tonos de cera (incolora, clara, oscura, etc.).
  3. barnizar, le proporcionará la protección más resistente, y también tienes diferentes tonos y acabados para elegir (mate, satinado, brillante).

Espero que te sirva de ayuda, si tienes alguna duda, envíame un correo, o pásate por mi Instagram @littleandmooi y comentamos.


Muac!!! (besote)

Comentarios: 1
  • #1

    Dorcas-Ana (martes, 02 mayo 2017 23:11)

    Gracias,por el tutorial,está muy bien explicado,���